El Poder de la Palabra

Hemos llegado al final de la séptima temporada del programa enComunicación y en la última píldora de inspiración compartí una historia que me conmovió profundamente, sobre todo, al conocer las circunstancias de vida de la protagonista. ¡Una auténtica heroína!

Se trata de Malala Yousafzai, reconocida como una de las personalidades más influyentes del mundo por la revista Time en 2013 y galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2014.

Esta joven nació en Pakistán. Una sociedad que no ofrece las mismas oportunidades ni derechos a las niñas y a los niños. Alentada por su familia, pudo ir a la escuela. Pero pronto, la situación política en esa región sufriría las consecuencias de la lucha armada de grupos fundamentalistas.

Desde el año 2009 – a través del documental del New York Times “Pérdida de clases. Muerte de la educación de la mujer”– Malala empezó a tomar un papel activo en su comunidad debido a que los talibanes cerraron escuelas privadas y prohibieron la educación para las niñas.

A los 13 años empezó a escribir un blog para la BBC con el seudónimo de Gul Makai. Allí relataba como era la dura vida en su pueblo natal, en especial para las niñas que querían ir al colegio.

Por estas acciones, los fundamentalistas la pusieron en su punto de mira.

El 9 de octubre de 2012 marcaría un antes y un después en la vida de nuestra protagonista: de regreso de sus clases, un talibán atentó contra ella hiriéndola gravemente en la cabeza. Dos de sus compañeras sufrieron también serias heridas. Cuando las trasladaron urgentemente a un hospital comenzaron las protestas en la zona del colegio donde acudían esas niñas.

Esto despertó el interés internacional recibiendo apoyos de personalidades como Desmond Tutu, Barack Obama, Hillary Clinton, entre muchas de las voces que condenaron este atentado y clamaron a favor de Malala.

Su vida corría peligro porque podrían volver a intentar matarla. Necesitaba además una cirugía reconstructiva de su cara. Por ello, a los pocos días la llevaron a un hospital del Reino Unido, donde milagrosamente se recuperó.  Y, unos meses después de recibir el alta, comenzó a estudiar en una escuela secundaria de Londres.

Es una historia muy intensa para una niña de tan sólo 13 años, ¿verdad?

En las más peligrosas circunstancias que una persona podría encontrarse, ella desarrolló una decidida lucha por el derecho de las niñas a la educación. Sin duda, su labor sirve de ejemplo para todos.

Pronunció un discurso en Naciones Unidas  realmente conmovedor. Cada una de sus frases son fuente de inspiración para superar las más adversas circunstancias. Está firmemente convencida de que debemos creer en el poder y la fuerza de nuestras palabras porque con ellas y con nuestras acciones podemos cambiar el entorno que tenemos alrededor.

La ONU declaró la fecha del 12 de julio como el “Día de Malala” y ella se comprometió anualmente a poner de relieve la situación de las jóvenes y niñas más desfavorecidas en el mundo. De hecho, la Fundación Malala proclama que “Si una sola niña con educación puede cambiar el mundo, ¿qué pueden hacen 130 millones de niños y niñas?”

Efectivamente, si estamos convencidos de nuestros valores y ellos nos impulsan a hacer algo por el bien de la sociedad, tenemos que defenderlos, expresar nuestros ideales y actuar en consonancia. Poco a poco, aparecerán las circunstancias y los foros donde hacer oír nuestra voz y contribuir a cambiar nuestra sociedad para bien.

En mayo visité el edificio de Naciones Unidas en Nueva York y leí sus palabras, que figuran en una de las paredes: “Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo”

Finalizo este post con la idea de Malala que más me ha inspirado al conocer su historia y la actividad que desarrolla hoy:

“Cuando la debilidad, el miedo y la desesperanza mueren, la fuerza, el poder y el valor nacen”

Píldoras de Inspiración

Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura

 

 

World send us garbage…

Comenzó la 7ª temporada de enComunicación donde inauguramos una nueva sección Píldoras de inspiración.

En cada sesión compartiré diversas situaciones, comentarios de libros, vivencias personales y de organizaciones que nos permitirán encontrar la cara positiva de la realidad en que vivimos.

Me parece importante transmitir estos mensajes y rescatar valores humanos que a veces pasan desapercibidos en el entorno tan complejo e incierto que nos llega por todos lados.

Ante la tormenta de tensiones políticas, conflictos entre países, religiones, culturas, desencuentro entre líderes, intolerancia ante las ideas ajenas, egoísmos y agresiones, creo que es esencial crear un espacio donde las actitudes y acciones generosas, el respeto por la diversidad, la vocación de servicio y el pensar en los demás nos muestran que también existe un mundo donde la convivencia y los valores heredados de padres y abuelos siguen vigentes.

El tema de inicio de esta sección se resume en la frase:

“El mundo nos envía basura, nosotros le devolvemos música”  – Favio Chávez

Chávez es director de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura en Asunción, Paraguay.

Es una orquesta muy especial compuesta por niños y adolescentes con escasos recursos que interpretan obras musicales con instrumentos reciclados, construidos de los restos de la basura del vertedero cerca de donde viven.

Los violines, guitarras, flautas, tambores… están hechos con latas de basura, restos de cubiertos, tapones de botellas, grifos y material de ese tipo.

Esta orquesta educa a los niños y jóvenes que viven en condiciones precarias y en estado de vulnerabilidad social para que encuentren en la música motivación y promoción donde vivan experiencias que les ayuden a aprender, a continuar en la escuela, desarrollar su creatividad y, en definitiva, tener mayores oportunidades para mejorar su futuro.

Quiero destacar también otros mensajes de esta orquesta sobre la creatividad y la innovación a través del reciclado de residuos y la utilidad que pueden tener en algo tan inusual como es la construcción de instrumentos musicales.

Esta iniciativa me parece realmente maravillosa y motivadora. Nos muestra que, con generosidad e iniciativa, podemos modificar en nuestro espacio de actuación la dura realidad de muchos y generar un ámbito de crecimiento y desarrollo personal en niños y jóvenes que podrán salir de un entorno hostil y tener posibilidades que de otro modo no tendrían.

Este proyecto les está dando una llave para el futuro. Les da ilusión, esperanza y confianza en sí mismos.

Finalizo este post con una frase entrañable de Favio Chavez en una charla TEDx Amsterdam:

 “La orquesta no busca formar buenos músicos, busca formar buenas personas” 

Te invito a escuchar esta primera Píldora.