Hacia una comunicación más consciente

Kelly Sikkema. Unsplash

Los acontecimientos mundiales que estamos viviendo han multiplicado las ansias de comunicarnos, de seguir conectados dentro de este obligado e indefinido aislamiento. Somos seres sociales, necesitamos a los demás y los demás necesitan de nosotros, especialmente en esta gran incertidumbre que tenemos delante como individuos y sociedad globalizada.

Ahora, muchos tendremos que vivir solos, separados en la distancia de nuestros seres queridos. En otros casos, volver a aprender a convivir en familia compatibilizando obligaciones domésticas, cuidado de los hijos y deberes profesionales.

¡Un intenso desafío en nuestras relaciones a todos los niveles!

Y en esas relaciones uno de los componentes principales es la comunicación. Comunicación con nuestros seres queridos, amistades, compañeros de trabajo, clientes, proveedores… Y también, comunicación con nosotros mismos, comunicación interior. Viviremos momentos donde las emociones estarán muy presentes y serán intensas: motivación, desilusión, miedo, angustia, rabia, alegría, amor…¡Habrá que tomar decisiones difíciles!

La comunicación tendrá que ser mucho más consciente que la que hemos utilizado hasta ahora. Quién sabe si, entre las muchas reflexiones que puedan surgir, aparece también la de dedicar tiempo y presencia mental en nuestra comunicación con los demás.

¡Yo creo que sí, que ahora es el momento!

Los acontecimientos han sucedido y lo seguirán haciendo a velocidad vertiginosa. Estamos siendo más conscientes del cambio y de las consecuencias que esta situación extraordinaria tiene en nuestra salud, vida, economía y trabajo. 

La tecnología nos acerca y gracias a ella seguimos activos en gran medida… logramos seguir comunicando más allá del aislamiento físico que se impuso.

Hace muy pocas semanas estuve en Murcia y Valencia impartiendo una formación presencial. Disfruté mucho al compartir muy interesantes experiencias con las personas que conocí en esos dos talleres de desarrollo profesional sobre Escucha Activa organizados por Dircom Comunidad Valenciana y Región de Murcia.

Nuestro objetivo fue entender y trabajar la “Escucha Activa”.

Cortesía de Dircom Comunidad Valenciana y Región de Murcia

Dentro de las 11 capacidades que deben desarrollar los profesionales de la comunicación -descritas por la Global Alliance for Public Relations and Communication Management– se encuentra «facilitar relaciones y construir credibilidad con los grupos internos y externos y las comunidades». Para ello es necesario identificar, analizar y escuchar a los diferentes stakeholders y entender sus necesidades de comunicación. 

En sólo una de las once capacidades se menciona explícitamente la palabra “escucha”, en cuanto a la construcción de relaciones con los públicos de interés.

En mi opinión, y más en estos momentos de crisis sin precedentes, se pone mucho énfasis en diseñar argumentos y lanzar mensajes para conseguir objetivos corporativos, pero se pierde de vista el lado humano del profesional –potenciarlo como persona- en su comunicación cotidiana a todos los niveles.

Escuchar supone una habilidad clave de la comunicación que no está presente –al menos no tengo constancia- en ningún plan de estudios de los Grados de Comunicación de nuestro país, ni siquiera en los posgrados donde se tratan las habilidades personales y directivas de forma genérica.

Por esto, los asistentes al taller pudieron ejercitar de forma práctica y mediante trabajo en equipo, las destrezas necesarias para desarrollar esta habilidad. Cada integrante asumió un rol para descubrir aspectos propios y extraer conclusiones sobre la Escucha Activa. 

Cortesía de Dircom Comunidad Valenciana y Región de Murcia

Habilidad clave para todos, especialmente para los comunicadores en el ejercicio del liderazgo y muy relevante en la gestión de la crisis presente.

¿Cómo podemos desarrollar la escucha activa?

Propongo utilizar la perspectiva del coaching y las principales habilidades que los profesionales del coaching empleamos de forma habitual:

La primera de ellas, sin duda, es la escucha. Escuchar es mucho más que oír. Escuchar realmente supone aplicar una atención plena a la otra persona.

Las habilidades del coaching que podemos aplicar a nuestras conversaciones de comunicación son:

  • Escucha activa
  • Estar presente
  • Rapport

Escucha activa supone la concentración total en lo que el otro dice o no dice y cómo lo dice. Los silencios, dudas o evitar determinados aspectos por parte de esa persona, son elementos particularmente significativos en la comunicación y debemos estar muy atentos a ellos.

En definitiva, implica que podamos entender o hacer el esfuerzo consciente por comprender el contexto de la otra persona.

Cortesía de Dircom Comunidad Valenciana y Región de Murcia

Estar presente implica la atención en el aquí y ahora. Sin interrupciones, sin pensamientos en otras cosas, sin prisas en resolver rápidamente la conversación. Poner la conciencia completa en la comunicación con la otra persona favoreciendo así la relación personal o profesional.

El rapport consiste en sincronizar en palabras, gestos y actitudes con la otra persona para generar un contexto de apertura, confianza y seguridad desde la honestidad y la autenticidad para la comunicación.

Existen muchos matices en la comunicación y resulta más compleja de lo que suele parecer.

Es necesario tener la firme intención de querer comunicarnos con la otra persona y actuar en consecuencia, dedicar el espacio y el tiempo para escuchar en profundidad, con mente abierta y concentrados en todos los “indicios y mensajes” que nos dará nuestro interlocutor…

En definitiva, hacer que nuestra comunicación ahora sea más consciente y responsable.

Foto portada: Kelly Sikkema. Unsplash. Resto. cortesía de Dircom Comunidad Valenciana y Región de Murcia

Vivencias de mentoring y coaching en Chile

Imágenes del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini y del área de Emprendedores de la Fundación para el Conocimiento Madri+d

Recientemente se celebró en Santiago de Chile la Certificación Business Mentor gestionada por la Fundación para el Conocimiento Madri+d para miembros de la red de mentores del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, perteneciente a la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Imágenes del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini y del área de Emprendedores de la Fundación para el Conocimiento Madri+d
Imágenes del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini y del área de Emprendedores de la Fundación para el Conocimiento Madri+d

Durante las diferentes sesiones del curso trabajamos y entrenamos habilidades comunes de coaching y mentoring como la empatía, la escucha activa y el manejo del silencio; el lenguaje corporal y, especialmente, las preguntas poderosas. Esas que penetran las barreras de nuestra mente e invitan a una profunda reflexión.

Vimos diferentes formas de interpretar la realidad y las opciones que aparecen desde una perspectiva analizada externamente, para lograr establecer un compromiso y un plan de acción en la dimensión espacio-temporal.

Analizamos también los diferentes estilos de liderazgo y actitudes a desarrollar para gestionar equipos, la importancia de la comunicación interpersonal y el conocimiento de nosotros mismos al igual que de nuestros colaboradores y mentorizados. Esto último resulta fundamental para asignar talentos y roles que permitan incrementar la productividad y generar estados emocionales propicios para el alto rendimiento del equipo.

Imágenes del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini y del área de Emprendedores de la Fundación para el Conocimiento Madri+d

Diferencias entre mentoring y coaching

Fuera de este ámbito especializado, para gran parte del público no son tan claras las diferencias entre mentoring y coaching.

Como sabemos, ambas técnicas favorecen el desarrollo personal y profesional para conseguir objetivos de la persona a través de un compromiso de sí misma y el diseño de un plan de acción, asumiendo la responsabilidad de su cumplimiento.

Lo que varía en ambos procesos, entre otros aspectos, es la experiencia profesional y el tipo de intervención.

De forma muy general, en el proceso de mentoring es necesario que quien lo conduce tenga amplia experiencia sobre el área empresarial específica para aconsejar a la persona que solicita su apoyo. Su papel será el de referente, guía que recomiende cómo dar los pasos necesarios en aspectos como liderazgo, gestión de personas, labores comerciales, operaciones financieras, entre otros.

En el coaching, el profesional interviene desde la perspectiva de escuchar, analizar la situación presentada por el cliente y plantearle preguntas clave que lo inviten a la reflexión. De esta manera, será la propia persona quien descubrirá sus recursos internos y encontrará las respuestas más adecuadas para abordar, desde diferentes perspectivas, el objetivo a conseguir.  En este proceso no se necesita disponer de experiencia y conocimientos empresariales en una determinada área, como sí ocurre en el caso del mentoring.

Habilidades de coaching aplicadas al mentoring

Ambos procesos ponen el foco en la persona y en la relación que se establece para el crecimiento deseado. Por tanto, existen habilidades de coaching que pueden ser aplicadas al mentoring para conseguir resultados mucho más eficaces con nuestros mentorizados:

  • Generar confianza y confidencialidad
  • Estar en escucha activa
  • Plantear preguntas poderosas
  • Ofrecer feedback constructivo y positivo
  • Motivar a un compromiso con el diseño y realización de un plan de acción  
  • Llevar a cabo el seguimiento periódico de resultados

Vivencias compartidas

La labor que hacemos como mentores resulta muy gratificante al comprobar el crecimiento personal y profesional de nuestros mentorizados desde que se inicia el proceso hasta que finaliza.

Esto lo pudimos comprobar personalmente con los testimonios de dos emprendedores apoyados por dos personas del grupo, a quienes mostraron públicamente su agradecimiento por el aprendizaje y las experiencias que les resultaron tan valiosas durante el proceso de mentoring.

Sin ser las únicas, éstas fueron algunas de las entrañables vivencias compartidas durante el intenso curso. Desde este post quiero dedicar todo mi agradecimiento a mis colegas de mentoring en Santiago de Chile, personas de una gran calidad humana y profesional.

Imágenes del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini y del área de Emprendedores de la Fundación para el Conocimiento Madri+d

Imágenes del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini y del área de Emprendedores de la Fundación para el Conocimiento Madri+d

La confianza, un valor intangible, cada más en alza

Photo by Riccardo Annandale on Unsplah

La confianza en una persona, en un país, empresa o institución es un activo intangible de gran calado en cuanto a su influencia y valor social con repercusión a nivel económico.

Entre las definiciones de confianza que muestra el diccionario de la RAE encontramos una que dice: “la esperanza firme que se tiene de alguien o algo”.

¿Y, cómo podemos valorar la confianza en relación con la esperanza?

Ambos conceptos en sí son abstractos e intangibles. Lo que no cabe duda, en mi opinión, es que en esta relación no existen demasiados matices intermedios.  O tenemos confianza en alguien o algo o no la tenemos.

¿Qué elementos confluyen para que tengamos o no confianza?

Claramente dos: razón y emoción.

Desde la perspectiva de la sociología, así como desde enfoques filosóficos y psicológicos, se considera la confianza como creencia u opinión sobre una persona o institución, que nos indica que serán capaces de obrar de manera adecuada ante determinadas circunstancias. Es decir, buscamos argumentación racional que valide aspectos emocionales.

Desde hace unos años estamos asistiendo a una perdida generalizada de confianza en los gobernantes, los líderes políticos, las instituciones y las empresas. Factores como la falta de escrúpulos, la ambición desmedida, la corrupción, la crisis económica, los recortes y las estrategias cortoplacistas de rendimientos grupales y económicos a toda costa, sin considerar el bienestar general y sostenible explican, entre otras razones, que la confianza, ese valor intangible tan importante para las relaciones humanas y sociales a todos los niveles, se esté perdiendo a pasos agigantados.

A escala mundial y nacional, la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace por parte de gobiernos, partidos políticos, empresas y otros tipos de instituciones es de tal magnitud que ciudadanos, consumidores, clientes, empleados y usuarios estamos desarrollando emociones como enfado, apatía, incredulidad.

En definitiva… ¡¡¡desconexión!!!

El impacto creciente de las redes sociales en la generación de tendencias de opinión y hábitos de actuación en la población ha hecho que cada vez más las organizaciones –públicas y privadas- mencionen la confianza en sus mensajes. El problema real de la falta de confianza es que las actuaciones y hechos políticos y empresariales van por un lado y la comunicación va por otro.

Según el informe KPMG de Tendencias en 2017 los activos intangibles suponían un 80% del valor de las empresas cotizadas. Aspectos como la innovación o la reputación constituyen elementos clave frente a la importancia dada a los activos tangibles, físicos y financieros.

Ahora bien, la confianza no se crea de forma instantánea, sino que debe construirse paso a paso sobre bases muy sólidas, coherentes y sostenidas en el tiempo.

La confianza es muy difícil de ganar. Sin embargo, es muy fácil de perder.

¿Qué ha ocurrido para que la confianza sea un valor cada vez más en alza?

Por algo tan simple como es la ley de oferta y demanda.

El índice de agilidad competitiva elaborado por Accenture en 2018 para medir la confianza refleja claramente que es un componente clave. Tras analizar más de 7.000 empresas durante más de dos años, se observó que más de la mitad tuvo una pérdida relevante de confianza, lo que supuso una caída de 2 puntos en dicho índice o el equivalente medio de un 5,8% en el crecimiento de los ingresos.

Vídeo de Accenture España

La gestión de la confianza, según Accenture, debe formar parte de la estrategia de negocio basada en los siguientes pasos:

  • Medir el nivel de confianza de la empresa, es decir, trasladar las opiniones a cifras.
  • Hacer de la confianza un cimiento cultural empresarial a todos los niveles desde los altos cargos directivos.
  • Considerar la confianza como ventaja competitiva sostenida a medio y largo plazo, frente a políticas cortoplacistas que ponen en peligro el crecimiento.

En definitiva, la gestión de la confianza y de la reputación se basa en un marco ético y real de valores humanos. Se trata de sembrar y mantener actitudes honestas con foco sostenido en el crecimiento y bienestar general a medio y largo plazo no sólo en las empresas, sino en el resto de instituciones de la sociedad, gobiernos, partidos políticos, …..

Sin duda alguna, ¡!hay tarea para muchos años!!

Photo by Riccardo Annandale on Unsplah

El viaje interior de Jean Dominique Bauby

Imagen de Brignews.com

Querer comunicarse, moverse, comer y no poder …

El cerebro está intacto, mantiene las funciones cognitivas, pero el cuerpo no recibe las órdenes debido a lo que se conoce como “locked in syndrom” o “síndrome del cautiverio”. Se trata de un derrame cerebral, concretamente en el bulbo raquídeo que provoca que el cerebro y el cuerpo no puedan comunicarse.

Las graves lesiones en el tronco cerebral interrumpen las conexiones entre el cerebro y el cuerpo, paralizando los movimientos voluntarios. Sólo puede existir, a veces, un último resquicio de los movimientos reticulares. La persona queda así encerrada dentro de un cuerpo que no responde a su propia voluntad.

Esta es la sobrecogedora experiencia que vivió Jean Dominique Bauby, un hombre famoso por su actividad en el periodismo y, especialmente, por ser editor de la revista Elle.

La vida de Bauby sufrió una gran transformación el 8 de diciembre de 1995 a raíz de un grave accidente cerebro vascular que le sumió en un coma profundo. Al despertar, semanas más tarde, su cuerpo estaba totalmente paralizado: no podía moverse, comer, ni tragar por sí mismo. Pero sus facultades mentales seguían intactas.

Sus pensamientos, recuerdos, emociones y vivencias interiores le mantuvieron totalmente consciente de la nueva realidad y de todo lo que sucedió en esa última etapa de su vida en el hospital de Berck, próximo a París.

Podía ver, oír, comprender, recordar, emocionarse, imaginar, pensar, pero no podía hablar ni escribir. Su único “medio de comunicación” con el exterior era su ojo izquierdo. A través de parpadeos logró comunicarse con algunas de las personas que estuvieron con él en esos momentos tan duros.

De esas extrañas conversaciones -mediante parpadeos y seleccionando letra a letra para formar palabras-, surgió el libro Le Scaphandre et le Papillon, en español “La escafandra y la mariposa”.  Bauby comparte su intenso mundo interior… Pensamientos, reflexiones, angustias y confesiones quedaron impresas en sus páginas.

Sobrellevó su asfixiante parálisis dejando volar su imaginación: se veía encerrado dentro de una escafandra de buceador, mientras que su mente y su memoria eran la mariposa que volaba en libertad, alcanzando horizontes más allá de lo real.

Con este titánico esfuerzo y una admirable tenacidad y espíritu de superación, Bauby rompió su muro de silencio, se sobrepuso a la compasión propia y de los demás. Logró que sus reflexiones no quedaran sólo para él, sino que encontró el modo de compartirlas con todos los demás, escapando de su “prisión” y ampliando los límites físicos de su dimensión humana.

Murió poco después de saber que su libro, publicado en 1997, se convirtiera en un gran éxito de ventas que fue versionado por el director de cine Julian Schnabel en The diving bell and the butterfly. This isn`t the end .

Imagen de J.D. con sus hijos. The Independent

Imagen de J.D. con sus hijos. The Independent

“Una carrera cuyo resultado se conoce… las oportunidades que no has querido aprovechar, los momentos de felicidad que has dejado escapar…” son algunas reflexiones que nos deja Bauby en el mayor viaje –a su mundo interior- que realizó durante su vida estando inmóvil.

Comunicación más allá de las discapacidades físicas

Presentación de ¡Háblalo!

Existe un amplio número de personas a las que no resulta fácil estar en comunicación. Importantes limitaciones en la audición o el habla les impiden relacionarse “normalmente” con los demás y necesitan el lenguaje de signos.

De la comunicación más allá de las discapacidades físicas hablamos en nuestra Píldora de inspiración .

Este ha sido el afán de Mateo Salvatto, joven argentino, de tan sólo 19 años, que recibió el Premio Innovador Humanitario del Año otorgado por MIT Technology Review a menores de 35 años.

Presentación de ¡Háblalo!

Mateo fundó y dirige la empresa Asteroid Technologies , especializada en robótica y alfabetización digital. Hace un par de años creó la aplicación ¡Háblalo! que transforma el móvil en una herramienta que habla y escucha por la persona con alguna limitación auditiva.

¿Cómo le surgió esta idea?

La madre de Mateo es profesora de sordos e intérprete de lenguaje de signos desde hace varias décadas. Esto le llevó a conocer de primera de mano los sufrimientos de estas personas para realizar tareas absolutamente simples y cotidianas.

En su tiempo libre este joven estudiante, con un elevado espíritu solidario, se dedicó a programar una aplicación, cuyos primeros usuarios fueron su propia madre y sus amigos sordos más próximos.

Imagen de Hablaloapp

¡Háblalo! Tiene una serie de mensajes preestablecidos para hacer muy ágil la comunicación y cuenta con un sistema de traducción “texto a voz – voz a texto”. En el video “Presentando Háblalo” se explica cómo funciona.

Algo muy interesante es que no se necesita conexión a internet. Esta característica facilita mucho su acceso en determinados entornos económicamente desfavorables.

¡Háblalo! es una aplicación gratuita. Tiene más de 50.000 descargas en Google Play y usuarios en más de 45 países y funciona en varios idiomas.

Imagen de ¡Háblalo! App

La idea de Salvatto es hacer esta aplicación más universal y global. De ahí que siga desarrollando versiones para diferentes sistemas operativos móviles y para PC. Por ahora sólo está disponible en Android.

¡!Y no se conforma sólo con esto!!

Mateo también está diseñando controles más sencillos para usuarios con problemas motrices. Es decir, que la interfaz pueda variar según las necesidades de una persona con parálisis cerebral o las que pueda tener una persona sorda.

Sorprendente ¿verdad?

Mateo fue campeón de robótica y es también asesor en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la provincia de Buenos Aires.

¡!Una muy interesante y prometedora trayectoria para un joven de su edad!!

En la web de Asteroid Technologies se puede leer “Viajando por el espacio creando tecnologías innovadoras que financian tecnologías gratuitas para personas con discapacidad”

Desde luego, una inspiradora y altruista misión la que tienen por delante Mateo Salvatto y su equipo. Solidaridad, generosidad e innovación al servicio de quienes padecen limitaciones físicas.

¡!Un mundo más humanitario de la mano de la tecnología!!

Aprender ciencia: una terapia para niños hospitalizados

Imagen Cienciaterapia.org
Imagen Cienciaterapia.org

 

La salud es importante para todos, pero mucho más en la infancia, etapa de desarrollo y crecimiento físico sin igual en la vida humana.

Pero no siempre sucede así. Las enfermedades, algunas muy graves y severas, afectan también a los niños y les obliga a pasar largos períodos en el hospital. Esto influye en la vida familiar, el ritmo escolar y sobre todo en el estado anímico de ellos y sus padres.

Seguro que todos conocemos alguna ONG que está haciendo una estupenda labor para aliviar el dolor, la tristeza y el aislamiento que sufren estos niños en los hospitales.

En Píldoras de inspiración del pasado programa enComunicación hablamos de Cienciaterapia que se dedica a la difusión divertida de la ciencia a través de talleres lúdicos a niños hospitalizados.

La iniciativa surgió de Jesús Ángel Gómez, un joven químico que puso en marcha talleres con psicólogos, médicos y educadores. Se busca un fundamento científico atractivo para hacer experimentos y a partir de ahí se pone en práctica con elementos caseros como vinagre, globos, Cd’s,…

A los niños les entra la curiosidad de investigar al mismo tiempo que aprenden ciencia de una manera clara y muy sencilla. Así, la química, biología, matemáticas o la física, adquieren una nueva dimensión para estos pequeños.

Al mismo tiempo supone un alivio de sus dolores y la situación que les mantiene hospitalizados. Mejora su estado de ánimo y el de sus familias haciendo más positiva la recuperación y la estancia en el centro.

Hasta el momento, según se menciona en la web de Cienciaterapia, han sido beneficiados 4.100 pacientes en distintas unidades oncológicas, pediátricas y de salud mental infantil en 9 hospitales.

Para la divulgación científica al público infantil la ONG selecciona profesionales voluntarios que tienen las habilidades necesarias tanto en conocimiento como en comunicación con los niños. Les proporciona una formación específica en docencia y acompañamiento hospitalario.

Un aspecto importante es que reciben continua formación psicológica, sanitaria y científica para realizar su labor divulgadora y de acompañamiento.

Cienciaterapia ha conseguido varios premios, menciones y reconocimientos, pero lo más importante ha sido y seguirá siendo la gratitud y la alegría de los niños por la divertida manera de aprender aspectos de la ciencia.

Sin duda, la iniciativa de Jesús Ángel con su equipo es fuente de una clara inspiración y alegría en estos niños y sus familias para continuar adelante en las más adversas circunstancias de salud.

 

 

Periodismo en positivo

 

 

http://impactjournalismday.com/
Imagen web Impact Journalism Day

Una de las primeras lecciones que recibimos en la facultad de periodismo es que si un perro muerde a un hombre no es noticia, pero si ocurre lo contrario se convierte en noticia por lo insólito de la situación. Así comenzaba la Píldora de inspiración del pasado programa enComunicación.

Otro dicho periodístico que nos enseñan desde que comenzamos nuestra labor como periodistas es que “Una buena noticia no es noticia”.

Pero, hace ya más de dos décadas, el Defensor del Lector del diario El País planteaba las quejas de lectores por no recibir noticias positivas y la falta de historias que alentaran la confianza en un mundo mejor.

Transcurrieron muchos años hasta ver satisfecha esa necesidad que reclamaban lectores de todo el mundo…

Así surgió Impact Journalism Day, una iniciativa internacional cuya labor, apoyada por los 50 diarios más importantes del mundo, consiste en divulgar historias sobre iniciativas y experiencias constructivas y positivas que contribuyen a mejorar la realidad social en diversos ámbitos y lugares de nuestro planeta, en cuanto a educación, energía, salud, empleo, finanzas, movilidad…

En 2012 Christian de Boisredon fundó la empresa social Sparknews, cuyos objetivos son identificar, compartir y difundir soluciones positivas ante los problemas más importantes de nuestro tiempo.

Facilita que las iniciativas positivas aumenten su visibilidad y cobertura mediática, además de inspirar a los lectores para actuar y apoyar acciones encaminadas hacia un mundo inclusivo y sostenible.

Sparknews ayuda a editores y periodistas para que puedan identificar innovaciones sostenidas en el tiempo y con significativo impacto social o ambiental. Cada periódico escribe sobre dos iniciativas de su país y después todos los artículos se comparten entre los socios de la alianza.

Organizados en el Impact Journalism Day, los diarios más importantes del mundo publican en el mismo día y en formatos impresos y digitales más de 100 soluciones inspiradoras a problemas concretos. Se han realizado ya 6 ediciones, la última de ellas el pasado 16 de junio.

Además de EL PAÍS, participan Del Asahi Shimbun de Japón, La Nación de Argentina, Le Figaro de Francia, Il Corriere de la Sera de Italia, entre otros muchos e importantes diarios del mundo.

Llevará mucho años cambiar el esquema de negocios que dice que lo escandaloso vende y genera mayor cantidad de lectores y, por consiguiente, una mejor cuenta de resultados.

Pero, por fin es posible ver reflejadas en los medios la repercusión de las acciones realizadas por personas “normales” para mejorar las condiciones cotidianas del contexto en que viven, conocer y difundir la transformación social que esas iniciativas, generosas y constructivas, logran en su entorno y en la vida real de sus semejantes.

 

Música para la paz

En Píldoras de Inspiración del programa enComunicación continuamos la búsqueda para descubrir y compartir historias humanas muy bellas de diversos rincones de la tierra, incluso en los más complicados.

Zohra
Imagen de www.zohra-music.org

En esta ocasión encontramos la inspiración en Afganistán. Las ideas que asociamos a este país son guerra, régimen talibán, discriminación hacia las mujeres, miles de refugiados…. etc.

Pues bien, esto ha sido así desde hace varias décadas.

Sin embargo, en la actualidad se abrió un camino a la esperanza.  La pasada semana el presidente Abdulá anunció en la Asamblea General de Naciones Unidas el inicio de las conversaciones de paz y reconciliación.

Pero, desde hace ya tiempo, muchas mujeres afganas pudieron comprobar que la ilusión y la esperanza de una sociedad mejor y más justa no esperan los movimientos políticos ni los anuncios grandilocuentes, sino que surgen de la manera más insospechada.

En 2008 Naser Sarmast inició una Escuela Musical financiada por el Banco Mundial. En 2010 se convirtió en el Instituto Nacional de Música de Afganistán (ANIM) para la enseñanza de música clásica occidental y oriental. Entre sus patrocinadores se encuentran el Banco Mundial, el British Council y la UNESCO.

Y fue en esa iniciativa donde surgió la Orquesta Zohra, cuyo nombre en mitología afgana significa “diosa de la música y de las artes”.

Está formada por niñas y jóvenes de 13 a 20 años –algo muy difícil de llevar a cabo en un país que rechaza a las mujeres en casi todos los ámbitos-. Su directora, una joven de 21 años, tuvo que desafiar muchos prejuicios y vencer innumerables obstáculos, entre ellos su familia, para lograr su objetivo y dedicarse a la música.

En general, la integran niñas huérfanas, sin hogar y también algunas con buenos ingresos económicos o provenientes de familias de elevado nivel social. Todas comparten el mismo techo y las mismas enseñanzas musicales.

La repercusión de esta orquesta traspasó las fronteras de su país. El año pasado realizó su primer viaje internacional para tocar durante la clausura del Foro Económico Mundial en Davos.

Es así, como esta maravillosa iniciativa ha transformado las vidas de estas muchachas y, pretende ir a más largo plazo para crear conciencia sobre los derechos de las mujeres en la sociedad afgana y, más allá de esto, conseguir el cambio de la percepción internacional sobre su país.

Cada año el ANIM recibe un promedio de 300 – 400 solicitudes de ingreso, pero sólo 50 son las plazas disponibles para formar parte de la Orquesta Zohra y de once grupos musicales más.

Serán necesarios muchos años para reeducar a la ciudadanía afgana en valores de tolerancia con las mujeres y en una visión más abierta de su rol moderno en la sociedad. El primer paso será replantear la educación de las niñas. Labor que no estará exenta de dificultades y críticas por parte de una población que aún conserva una mentalidad talibán.

Pero, estoy convencida de que, con esta iniciativa se han dado los primeros pasos sólidos para lograr que el respeto a las diferencias y la convivencia en paz y armonía, sean algo cotidiano en Afganistán.

Una vuelta al cole muy especial

La sección Píldoras de Inspiración ha comenzado ya en la 8ª temporada del programa enComunicación estrenando emisora en Capital Radio Comunidad Valenciana.

Hace poco más de una semana vivimos la vuelta al cole  un año más. Como es habitual en cada familia, hubo que preparar ropa, libros y, en general, todo el material escolar para iniciar un nuevo curso, gran parte del cual sólo servirá durante un único año…

Pero ¿sería posible reciclar los libros de texto y de lectura para que otros niños, jóvenes y adultos los puedan utilizar?

Pues sí, ese reciclado es posible, como lo demuestra la historia que quiero compartir hoy con todos vosotros.

José Alberto Gutiérrez, un antiguo conductor de recogida de basuras de Bogotá, desde hace dos décadas recupera y repara libros que encuentra en la basura para llevarlos a los colegios, bibliotecas y centros de lectura en su país.

Son más de 450 instituciones las que ya se han beneficiado de esta iniciativa que se está extendiendo también a Perú a través de la Red de Amigos.

A José Alberto se le conoce también como “El señor de los libros”.  En la biblioteca comunitaria de su casa acumula miles de libros en poco más de 15 metros cuadrados. Tanto es así que hace 10 años creó la Fundación “La Fuerza de las Palabras” …. ¡!El inmenso poder y expansión de la comunicación hasta dónde puede llegar!!

 ¿Cómo se trabaja en esta fundación?

En primer lugar, reciben la petición desde cualquier lugar de Colombia de alguna persona que quiera donar libros o que se los regalen.

Una vez recibida la solicitud, la familia Gutiérrez y voluntarios de la Fundación seleccionan los libros infantiles, científicos o literarios más útiles para los usuarios finales.

En cuanto al envío, según sea la distancia, los miembros de la organización llevan los libros en sus vehículos particulares o buscan la manera mejor para que el envío resulte gratis.

Desde febrero de este año, nuestro protagonista tiene más tiempo para hacer su formidable labor. Fue despedido de la empresa de Bogotá donde trabajaba y ahora dedica su tiempo a proyectar una Biblioteca Museo en esa ciudad. Su idea es montar un taller de reciclaje, banco de libros y una exposición de reliquias literarias para seguir llevando la lectura a los sectores más vulnerables de Colombia.

Gutiérrez es un firme convencido de que la mejor herencia que podemos dejar a los niños será siempre la educación.

Por eso, en esta época de “vuelta al cole” me gustaría destacar el importante esfuerzo que supone para millones de personas de todo el mundo acceder a la enseñanza y disponer de los recursos económicos y materiales necesarios.

Gracias a la iniciativa de José Alberto Gutiérrez y, también, a la de innumerables y entusiastas personas en distintas partes del mundo, son muchos los niños y niñas de entornos desfavorables que pueden ir a la escuela. Con la labor de nuestro protagonista de hoy, sin duda, estamos construyendo un presente y un futuro mejor para ellos.

El Poder de la Palabra

Hemos llegado al final de la séptima temporada del programa enComunicación y en la última píldora de inspiración compartí una historia que me conmovió profundamente, sobre todo, al conocer las circunstancias de vida de la protagonista. ¡Una auténtica heroína!

Se trata de Malala Yousafzai, reconocida como una de las personalidades más influyentes del mundo por la revista Time en 2013 y galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2014.

Esta joven nació en Pakistán. Una sociedad que no ofrece las mismas oportunidades ni derechos a las niñas y a los niños. Alentada por su familia, pudo ir a la escuela. Pero pronto, la situación política en esa región sufriría las consecuencias de la lucha armada de grupos fundamentalistas.

Desde el año 2009 – a través del documental del New York Times “Pérdida de clases. Muerte de la educación de la mujer”– Malala empezó a tomar un papel activo en su comunidad debido a que los talibanes cerraron escuelas privadas y prohibieron la educación para las niñas.

A los 13 años empezó a escribir un blog para la BBC con el seudónimo de Gul Makai. Allí relataba como era la dura vida en su pueblo natal, en especial para las niñas que querían ir al colegio.

Por estas acciones, los fundamentalistas la pusieron en su punto de mira.

El 9 de octubre de 2012 marcaría un antes y un después en la vida de nuestra protagonista: de regreso de sus clases, un talibán atentó contra ella hiriéndola gravemente en la cabeza. Dos de sus compañeras sufrieron también serias heridas. Cuando las trasladaron urgentemente a un hospital comenzaron las protestas en la zona del colegio donde acudían esas niñas.

Esto despertó el interés internacional recibiendo apoyos de personalidades como Desmond Tutu, Barack Obama, Hillary Clinton, entre muchas de las voces que condenaron este atentado y clamaron a favor de Malala.

Su vida corría peligro porque podrían volver a intentar matarla. Necesitaba además una cirugía reconstructiva de su cara. Por ello, a los pocos días la llevaron a un hospital del Reino Unido, donde milagrosamente se recuperó.  Y, unos meses después de recibir el alta, comenzó a estudiar en una escuela secundaria de Londres.

Es una historia muy intensa para una niña de tan sólo 13 años, ¿verdad?

En las más peligrosas circunstancias que una persona podría encontrarse, ella desarrolló una decidida lucha por el derecho de las niñas a la educación. Sin duda, su labor sirve de ejemplo para todos.

Pronunció un discurso en Naciones Unidas  realmente conmovedor. Cada una de sus frases son fuente de inspiración para superar las más adversas circunstancias. Está firmemente convencida de que debemos creer en el poder y la fuerza de nuestras palabras porque con ellas y con nuestras acciones podemos cambiar el entorno que tenemos alrededor.

La ONU declaró la fecha del 12 de julio como el “Día de Malala” y ella se comprometió anualmente a poner de relieve la situación de las jóvenes y niñas más desfavorecidas en el mundo. De hecho, la Fundación Malala proclama que “Si una sola niña con educación puede cambiar el mundo, ¿qué pueden hacen 130 millones de niños y niñas?”

Efectivamente, si estamos convencidos de nuestros valores y ellos nos impulsan a hacer algo por el bien de la sociedad, tenemos que defenderlos, expresar nuestros ideales y actuar en consonancia. Poco a poco, aparecerán las circunstancias y los foros donde hacer oír nuestra voz y contribuir a cambiar nuestra sociedad para bien.

En mayo visité el edificio de Naciones Unidas en Nueva York y leí sus palabras, que figuran en una de las paredes: “Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo”

Finalizo este post con la idea de Malala que más me ha inspirado al conocer su historia y la actividad que desarrolla hoy:

“Cuando la debilidad, el miedo y la desesperanza mueren, la fuerza, el poder y el valor nacen”