Recuperar la ilusión con prótesis 3D

Guillermo Martínez y Gino Tubaro
Guillermo Martínez y Gino Tubaro

La píldora de inspiración (del pasado programa enComunicación ) nos hizo reflexionar sobre el generoso aporte de dos jóvenes solidarios que viven en continentes diferentes, separados por un gran océano – el Atlántico- que sin conocerse,  comparten un mismo objetivo: hacer que muchas personas recobren parte de las capacidades de sus brazos y manos.

Y no sólo se trata de recuperar la movilidad física, sino también de recuperar la ilusión en el presente y en un futuro lleno de oportunidades.

Uno de ellos es Guillermo Martínez , un joven ingeniero madrileño, que diseña brazos protésicos con una impresora 3D que le regalaron en las pasadas navidades.

Y no fue un buen regalo sólo para Guillermo… sino que fue muy especial para muchísimas personas más. Casi una varita mágica para cambiar –para bien- la vida de algunos habitantes de Kenia, los cuales reciben, no sólo la prótesis de un brazo, sino un regalo de esperanza y alegría que los reconforta.

Durante el pasado verano, Guillermo viajó, como voluntario, a ese país africano a través de la ONG Bamba Project para entregar personalmente sus prótesis a pacientes con este tipo de problemas.

En Kenia se emocionó al comprobar que podía cambiar la vida de esas personas. No sólo hacerles recuperar la movilidad de sus brazos, sino lograr que volvieran a su vida normal y así, recuperar la ilusión de una vida plena y digna, como todos ellos querían tener.

Y ese desafío le animó a seguir construyendo cada vez más prótesis y enviarlas a destino, a un coste aproximado de 25 euros y 3 días de trabajo cada una de ellas,  con materiales de plástico, gomas para aparatos dentales e hilo de pescar… Así de sencillo y barato.

Desde su regreso de Kenia, Guillermo busca financiación para regresar a ese país y completar el trabajo que realiza desde aquí.

La otra historia es la de Gino Tubaro , un joven argentino de 22 años que estudia ingeniería electrónica. Este inventor es autodidacta y ha distribuido de forma gratuita más de 500 prótesis para manos hechas íntegramente con impresoras 3D.

Lo especial en el caso de este emprendedor es que diseña las prótesis en diferentes colores, para que cada niño y niña elija el que más le guste. Actualmente tiene 3.500 pedidos aún por realizar…

Nacido en un barrio humilde de la ciudad de Buenos Aires, estudió en la escuela pública gracias al esfuerzo económico que su madre tomó a cargo, para poder brindarle un buen futuro a su hijo.

A los 16 años montó su primera impresora 3D y hoy este joven, fundador de Atomic Lab, cuenta con respaldo económico de empresas como United Airlines, Sodimac, Microsoft y History Channel.

Con estas historias quiero seguir avanzando en la búsqueda de inspiración y ejemplos que nos impulsen a hacer el bien, a superar las mayores dificultades tanto propias como ajenas y, a vencer esa inercia que nos lleva a dar la espalda a los demás.

Es mucho y muy positivo lo que los seres humanos podemos hacer cuando apuntamos a objetivos altruistas y que trasciendan el corto plazo. Lo importante es dejar volar nuestra iniciativa y creatividad para encontrar el camino y los instrumentos para poder concretarlos.

Algo que estos dos jóvenes nos muestran claramente.

Su ejemplo personal y su generosidad, como el de tantas otras personas anónimas que dedican su trabajo cotidiano al servicio de los demás, nos tiene que motivar para aportar nuestro granito de arena en esa empresa tan importante que es construir un futuro mejor para una mayor cantidad de personas.

No somos células independientes, formamos parte de un organismo, un mundo interrelacionado donde hay mucho por hacer para lograr que cada día sean más las personas que puedan vivirlo en condiciones dignas y con felicidad.

 

El peaje y los bollitos

Imagen de Rolyart
Imagen de Rolyart

Cuenta una leyenda atribuida a los indios cherokee la existencia de dos lobos en el interior de cada persona. Uno de ellos, violento y con necesidad de venganza. El otro, con cualidades de perdón y amor. ¿Cuál de ellos ganará el conflicto?, preguntaban al chamán. El que cada uno de nosotros alimente, decía el hombre sabio…

Así comenzó la segunda sesión de Píldoras de inspiración del programa enComunicación  que se emite todos los jueves en esRadio Valencia FM.

Compartí con los oyentes una situación, de la vida real, en la que convivieron ambos lobos  donde ganó el de la sensatez y la concordia.

A finales de agosto Bianca Vanni, una maestra de infantil de la provincia de Córdoba, en Argentina, madre de una pequeña niña, al llegar a la estación de peaje en la autopista, se dio cuenta que había olvidado su billetera y no podía abonar el ticket para continuar viaje.

Pidió a una empleada de la cabina de peaje que la dejaran pasar, que podía dejarle el DNI de su hija y luego le traería el importe adeudado. Ésta no accedió y llamó un supervisor, quien tampoco atendió su solicitud y, ante la insistencia de la joven maestra, requirió la presencia de un policía para que la hiciera desistir de su reclamo.

Ante esta penosa situación y, al ver la humillación que sufría Bianca, un conductor que estaba en la fila le proporcionó los 25 pesos (algo más de 1 euro) y con su actitud generosa logró que ella pudiera pasar por el peaje.

Días después, Bianca escribió una carta al supervisor y se la entregó personalmente, junto con una bolsa de bollitos y 50 pesos (2 euros aproximadamente).

¿Qué decía en la carta?

La protagonista de esta historia se refiere a la rabia y humillación que sintió por la actitud de las personas que no fueron capaces de ponerse en su lugar ni comprendieron su situación.

En su carta, la maestra sugiere al empleado que, con esta experiencia y con lo que ella ha hecho, reflexione sobre la capacidad de ponerse en el lugar del otro.  Por ese motivo, ella le regala una bolsa con bollitos y, además, dentro le pone esos 50 pesos para que el supervisor los reserve en caso de que, alguna vez, a otras dos personas se les olvidara la billetera, así no tendrán que sufrir el mal momento que ella vivió.

Por último, la protagonista de esta historia, maestra de infantil, le recuerda al empleado que en esa etapa de educación se enseña a los niños la capacidad de compartir y la solidaridad con los demás.

A pesar que aún sigue enfadada, como ella comentó en varios medios de comunicación, el tono general de la carta es muy educado y respetuoso. Transmite una enseñanza muy positiva y estimulante.

Esta carta se viralizó en internet y suscitó cientos de comentarios en las redes sociales.

Ahora bien, lo que quiero señalar especialmente es la actitud y el tono que adoptó la maestra.

Después del incidente podría haber volcado su enfado en las redes sociales, cosa que cada vez es más habitual como medio de protesta y queja. Sin embargo, no insultó a quienes la humillaron en público por su error.

“Soy educadora, me parece que vivimos en un mundo lleno de violencia; lo primero que siempre hacemos es insultarnos, agredirnos y actuar sin pensar. Precisamente es lo que intenté no hacer”, decía Bianca en una entrevista.

Traigo esta historia como píldora de inspiración, porque Bianca Vanni, esa joven maestra de infantil y madre de una pequeña hija, predicó con el ejemplo y dio un mensaje importante de comprensión y solidaridad, haciendo en su vida cotidiana lo mismo que enseña a los niños en el jardín de infantes donde da clases.