El Poder de la Palabra

Hemos llegado al final de la séptima temporada del programa enComunicación y en la última píldora de inspiración compartí una historia que me conmovió profundamente, sobre todo, al conocer las circunstancias de vida de la protagonista. ¡Una auténtica heroína!

Se trata de Malala Yousafzai, reconocida como una de las personalidades más influyentes del mundo por la revista Time en 2013 y galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2014.

Esta joven nació en Pakistán. Una sociedad que no ofrece las mismas oportunidades ni derechos a las niñas y a los niños. Alentada por su familia, pudo ir a la escuela. Pero pronto, la situación política en esa región sufriría las consecuencias de la lucha armada de grupos fundamentalistas.

Desde el año 2009 – a través del documental del New York Times “Pérdida de clases. Muerte de la educación de la mujer”– Malala empezó a tomar un papel activo en su comunidad debido a que los talibanes cerraron escuelas privadas y prohibieron la educación para las niñas.

A los 13 años empezó a escribir un blog para la BBC con el seudónimo de Gul Makai. Allí relataba como era la dura vida en su pueblo natal, en especial para las niñas que querían ir al colegio.

Por estas acciones, los fundamentalistas la pusieron en su punto de mira.

El 9 de octubre de 2012 marcaría un antes y un después en la vida de nuestra protagonista: de regreso de sus clases, un talibán atentó contra ella hiriéndola gravemente en la cabeza. Dos de sus compañeras sufrieron también serias heridas. Cuando las trasladaron urgentemente a un hospital comenzaron las protestas en la zona del colegio donde acudían esas niñas.

Esto despertó el interés internacional recibiendo apoyos de personalidades como Desmond Tutu, Barack Obama, Hillary Clinton, entre muchas de las voces que condenaron este atentado y clamaron a favor de Malala.

Su vida corría peligro porque podrían volver a intentar matarla. Necesitaba además una cirugía reconstructiva de su cara. Por ello, a los pocos días la llevaron a un hospital del Reino Unido, donde milagrosamente se recuperó.  Y, unos meses después de recibir el alta, comenzó a estudiar en una escuela secundaria de Londres.

Es una historia muy intensa para una niña de tan sólo 13 años, ¿verdad?

En las más peligrosas circunstancias que una persona podría encontrarse, ella desarrolló una decidida lucha por el derecho de las niñas a la educación. Sin duda, su labor sirve de ejemplo para todos.

Pronunció un discurso en Naciones Unidas  realmente conmovedor. Cada una de sus frases son fuente de inspiración para superar las más adversas circunstancias. Está firmemente convencida de que debemos creer en el poder y la fuerza de nuestras palabras porque con ellas y con nuestras acciones podemos cambiar el entorno que tenemos alrededor.

La ONU declaró la fecha del 12 de julio como el “Día de Malala” y ella se comprometió anualmente a poner de relieve la situación de las jóvenes y niñas más desfavorecidas en el mundo. De hecho, la Fundación Malala proclama que “Si una sola niña con educación puede cambiar el mundo, ¿qué pueden hacen 130 millones de niños y niñas?”

Efectivamente, si estamos convencidos de nuestros valores y ellos nos impulsan a hacer algo por el bien de la sociedad, tenemos que defenderlos, expresar nuestros ideales y actuar en consonancia. Poco a poco, aparecerán las circunstancias y los foros donde hacer oír nuestra voz y contribuir a cambiar nuestra sociedad para bien.

En mayo visité el edificio de Naciones Unidas en Nueva York y leí sus palabras, que figuran en una de las paredes: “Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo”

Finalizo este post con la idea de Malala que más me ha inspirado al conocer su historia y la actividad que desarrolla hoy:

“Cuando la debilidad, el miedo y la desesperanza mueren, la fuerza, el poder y el valor nacen”

Dejar huella en la vida

Huella
Huella

¿Cómo es nuestra huella en la vida?  Esta fue la reflexión que compartí en el programa enComunicación de la semana pasada.

Hace unos días escuché a una persona decir que no somos imprescindibles y que las organizaciones y el mundo en general pueden seguir funcionando sin nosotros.

Efectivamente, esa afirmación es cierta. Sabemos que todo ha funcionado antes de llegar nosotros a este mundo y, cuando nos vayamos, lo seguirá haciendo, más allá de algunos matices…

Esos matices que pueden significar una mejoría o un desarreglo en una organización, una sociedad o en una familia, ¿podrían relacionarse con determinadas actitudes y acciones de personas según el rol que tengan en cada momento?

La historia de la Humanidad revela que sí. En sus páginas tenemos numerosos protagonistas que cambiaron su entorno o el curso de situaciones relevantes para las sociedades u organizaciones a las que pertenecieron.

En 1966 350 estudiantes universitarios de Estados Unidos participaron en una encuesta psicológica sobre desarrollo personal y felicidad. Once años más tarde, la psicóloga Susan Krauss Whitbourne contactó con estas personas y les volvió a preguntar década a década hasta recopilar datos de cuarenta años.

En 2010 publicó los resultados de esta amplia investigación en el libro The Search for Fulfillment. Su conclusión fue que lo que hacemos y lo que dejamos de hacer, de manera positiva o negativa, más o menos trascendente, supone dejar huellas a nuestro alrededor. Esto es lo que Krauss llama “huella de vida”.

Nuestras decisiones, acciones o palabras, por insignificantes que parezcan, pueden influir de forma muy intensa en los demás.

Ahora bien, creemos realmente que, en nuestra familia, en las amistades y en el entorno personal y profesional que tenemos ¿todo seguirá igual después de nuestro paso?

¿O habremos dejado una huella en cada etapa de nuestra vida y en los distintos ámbitos en los que hemos participado?

Para conocer y medir el impacto de nuestra huella de vida, Susan Krauss, preparó un test de diez preguntas. Las respuestas deben responderse en una escala numérica del 1 al 5, siendo el 1 el desacuerdo total y el 5 el grado de satisfacción máxima:

1.- Otras personas me dan las gracias por cómo los he ayudado cuando pasaban por situaciones difíciles.

2.- Las tareas que realizo, en todos los ámbitos, mejoran la vida de los demás.

3.- Un amigo de un amigo se ha sentido influido positivamente por algo que yo he hecho.

4.- Creo que tengo muchas cosas positivas que aportar a los demás y hago todo lo necesario para que sea así.

5.- Para mí es importante que mi familia piense que la apoyo y que estoy para ayudar cuando sea necesario.

6.- He sabido que una conversación mantenida con alguien sirvió para motivarle y que consiguiese un objetivo importante o solucionase un problema.

7.- Puedo afirmar honestamente que mi trabajo o mi papel en la familia o grupo de amigos tiene un impacto positivo en los demás.

8.- Cuando establezco metas tengo más en cuenta el efecto positivo que tendrán en otras personas que las recompensas materiales para mí.

9.- Soy consciente de que cada una de mis decisiones, acciones u opiniones pueden tener una gran influencia en los demás, de forma positiva como negativa.

10.- Existen varios casos en los que mis consejos ayudaron a alguien a tomar una buena decisión.

Si la puntuación final de este test está próxima a los 40 puntos supone que ya estamos dejando una huella positiva. Si está en torno a los 20 puntos tendremos que replantearnos cómo son nuestras relaciones con los demás y, lo más importante ¡nuestra actitud ante la vida!

En Píldoras de Inspiración tenemos varios ejemplos de personas que están dejando una verdadera huella a su alrededor.

Y nosotros ….

¿qué huellas estaremos dispuestos a dejar?

Enseñanzas de vida

En el programa enComunicación hablamos de las Enseñanzas de Vida que el doctor Valentín Fuster, prestigioso cardiólogo y director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiológicas de España, compartió en el proyecto BBVA Aprendemos Juntos, en común con El País y Santillana.

Muchos son los motivos para escuchar sus palabras.

Deseo compartir algunas de las ideas de Fuster que me impactaron más, porque que han sido temas hablados en anteriores píldoras de inspiración, al igual que en la sección de Coaching para ti del programa enComunicación.

El primer aspecto que quiero destacar es la importancia de tener referentes en tu vida. Una significativa valoración del rol de los mentores.

Comenta que en varias ocasiones escuchó a personas que eran de su total confianza. Siguió sus consejos y, gracias a ellos, hoy es la persona que es. Esta actitud no es sólo del pasado, sino que sigue confiando en personas que le ayuden a manejarse en los tiempos de cambio tan rápidos que estamos viviendo.

Otra de las ideas relevantes de la entrevista fue el talento.

Fuster dice que todos nacemos con talentos y que hay cosas que nos atraen más que otras. Por eso, uno de los aspectos más necesario en nuestro camino por la vida es conocer, identificar nuestros talentos y desarrollarlos para alcanzar el éxito en nuestros proyectos, cumplir nuestras metas y vivir una vida coherente y plena.

Algo también muy importante y relacionado con talento y mentoría, es la educación.

La educación como herramienta fundamental que permite ampliar las posibilidades, abrir la mente a nuevas perspectivas.

Cuanto más educados estemos, seremos más capaces de gestionar las variables que nos acechan en el día a día y ser protagonistas en el mundo que nos rodea. Todo ello aumentará nuestra autoestima.

Hablar en positivo fue otro de los puntos relevantes de su charla.

Si queremos solucionar un problema, es importante hablar desde el lado positivo.

El Dr. Fuster se centra en “cuidar la salud, más que en prevenir la enfermedad”.  En el campo de la Psicología esta perspectiva tiene un efecto positivo en la persona: se está enfocando en lo bueno.

Finalmente, y de las muchas enseñanzas de vida que Fuster compartió con los asistentes, deseo destacar especialmente dos reglas:

La primera regla es la de las “4 Tde desarrollo personal:

  • Tiempo para reflexionar, para meditar sobre lo que es prioritario o importante en la vida de cada uno.
  • Talento, saber en lo que somos buenos, desarrollarlo y aplicarlo plenamente.
  • Transmitir positividad, centrarnos en la solución en pensar, sentir y hablar desde el lado positivo.
  • Tutoría, contar con personas de confianza para aconsejarnos

La segunda es la regla de las “4 A” como nos presentamos ante el mundo:

  • Actitud positiva, afrontar la vida y los problemas con la confianza de poder superarlas y seguir adelante
  • Aceptarse a uno mismo, no compararse con los demás. Cada uno tiene su propio camino y forma de vida.
  • Autenticidad, ser coherentes en todo momento con lo que se piensa. Actuar y hablar en absoluta correspondencia, independientemente de las circunstancias y las personas.
  • Altruismo, dar a los demás, ser útil al mundo, a la sociedad con nuestros talentos.

Al reflexionar sobre estas pautas y enfocarnos en nuestra realidad,  sin duda, las enseñanzas de vida del doctor Valentín Fuster son una valiosa fuente de inspiración.

El legado de El Principito

 

En la habitual sección de Píldoras de inspiración del programa enComunicacion hablamos sobre el legado de El Principito, un libro que llamamos “infantil”, cuyo contenido ilumina a pequeños y adultos por igual.

Más de 200 millones de copias y traducido a 300 idiomas, lo identifican como el libro más popular de la lengua francesa, cuyo significado supera generaciones, fronteras e hitos editoriales.

El pasado 6 de abril se celebró el 75 aniversario de su publicación. Antoine de Saint-Exupéry, aviador francés y reportero exilado en EEUU, lo escribió en plena 2ª Guerra Mundial.

Nos dejó una obra que nació en una época llena de tragedia y dolor a escalas nunca vistas, para ofrecer un soplo de esperanza. De ahí su carácter universal: aportó amor, ternura e ingenuidad en un escenario abarrotado de odio a la vez que predicaba valores y conceptos que miraban al ser humano como individuo altruista y generoso.

Esas posibilidades de vivir a través de sus metáforas son las que trascienden cualquier tiempo y mantienen, aún hoy, la vigencia de sus enseñanzas.

En esta inocente historia de un niño que vive en un mundo irreal se encierra una gran riqueza filosófica y humanista, que se inicia desde la dedicatoria atemporal dirigida a Leon Werth directamente y a sus lectores por extensión. Todos los adultos hemos sido niños, pero pocos solemos recordar esta etapa de nuestra vida.

Si El Principito parece, a simple vista, un cuento infantil, las enseñanzas que nos transmite dan valor a la amistad, al amor, la tristeza, la riqueza… Quisiera compartir algunas de ellas:

 “Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos”

Cuantas veces las encrucijadas de la vida, los obstáculos y circunstancias fortuitas nos mostraron que, a veces, es necesario salir del camino de siempre para aprender, conocer y crecer sin miedo al riesgo que eso pueda llevar.

“Los hombres ya no tienen tiempo para conocer nada; compran las cosas ya hechas a los comerciantes; pero como no existen ningún comerciante de amigos, los hombres ya no tienen amigos”

La tecnología ha ampliado las posibilidades y la rapidez de la comunicación como nunca antes había sucedido. Sin embargo, el mal uso que a veces hacemos de la tecnología está dañando mucho las relaciones humanas. Es necesario recuperar el valor de la amistad entre las personas, cultivar y cuidar esas relaciones como tesoros incalculables que son.

“Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. … Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo “¡Soy un hombre serio!”

El trabajo es importante, pero no debe ser el núcleo central de la vida. Es necesario compartir emociones, brindarnos a los demás. disfrutar de la vida aprovechando lo bueno de cada momento y encontrar la felicidad en las cosas sencillas y únicas.

Finalizo este post con uno de los mensajes más inspiradores del cuento:

“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos. “

En busca de la felicidad

Imagen de Larm Rmah by Unsplash
Imagen de Larm Rmah by Unsplash

En el pasado programa de enComunicación hablamos de la felicidad.

Es una aspiración que está en boca de psicólogos, gobernantes, religiosos, gurúes. Con frecuencia, desde el marketing, se promociona como un producto al alcance de todos, también se legisla al respecto y hasta hay especialistas que ofrecen la “llave” para conseguirla.

El pasado 20 de marzo se celebró el Día Internacional de la Felicidad. Una iniciativa puesta en marcha por Naciones Unidas desde 2012 para dar visibilidad al importante papel de la felicidad en la vida de todas las personas del mundo.

Este impulso se le atribuye a Bután, un país del sudeste asiático que, desde los 70, reconoce el valor de la felicidad nacional. Incluso cuenta con un índice: la Felicidad Nacional Bruta que prioriza sobre el Producto Nacional Bruto.

Pero ¿qué es la felicidad?

Si buscamos en Google la palabra “felicidad” aparecen millones de referencias. Consultando el diccionario de la RAE encontramos tres definiciones: estado de grata satisfacción espiritual y física; persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz y, por último, ausencia de inconvenientes o tropiezos.

Conocemos infinidad de personas que son sumamente felices dedicando su tiempo y sus bienes materiales para ayudar a otros. Esa generosidad y grandeza de espíritu les permite sentirse gratificados y felices.

En otros casos, compartir nuestra vida con un ser especial, muy querido, nos llena de felicidad. La llegada de un nuevo integrante a la familia trae felicidad a padres y abuelos.

Pequeñas cosas del día a día, triunfos que costaron gran esfuerzo conseguir, alegrías ante el éxito de un ser querido, son situaciones que nos llenan de felicidad.

La felicidad se siente y se vive. Y para vivirla, hay que estar preparado interiormente, mirar a nuestra realidad con optimismo, valorar lo que tenemos, sea poco o no, con agradecimiento y  sentido positivo.

A raíz del Día Internacional de la Felicidad, ¿dónde estamos poniendo el foco cuando hablamos de la felicidad? ¿En lo que tenemos o en lo que nos falta?

Por supuesto, esto dependerá de cada persona y del momento concreto en que se haga esta pregunta.

Parece que muchas veces ponemos la felicidad como una utopía o algo que tienen los otros. Sin embargo, es mucho más real de lo que pensamos. La tenemos con nosotros si reflexionamos sobre qué nos mueve en la vida y también de qué aspectos debemos sentirnos orgullosos: salud, amor, amistades, trabajo,….

Quizá es momento de pararse, contemplar y analizar nuestras vidas para recordar y sentir de nuevo los momentos en que fuimos felices. Encontraremos muchas situaciones y personas que contribuyeron a que lográsemos ese estado de grata satisfacción.

Pero no debemos quedarnos en el pasado…la realidad depende del cristal con que se mira, ¿será que no estamos mirando bien para saber que la felicidad está con nosotros y no nos damos cuenta?

 

La ilusión y la generosidad no tienen edad

Imagen de Paco Fuentes en El País 7 enero 2018
Imagen de Paco Fuentes en El País 7 enero 2018

En la píldora de inspiración del pasado día 8, Día Internacional de la Mujer, felicitamos a todas las mujeres en el programa enComunicación.

Somos mujeres los 365 días del año. La capacidad para sostener una familia, la dedicación al trabajo y, en definitiva, todos nuestros esfuerzos y el compromiso con la búsqueda de una sociedad mejor y más justa, no son méritos de un solo día.

Sin embargo, al estar centrada la opinión pública mundial en ese día en especial, estamos en una caja de resonancia donde se multiplica el efecto de cada mensaje.

También es bueno reconocer el impacto logrado por las grandes campañas lideradas por mujeres de gran valía y repercusión mediática. El activismo social ayuda a dar visibilidad a   graves problemas que sufrimos en silencio y, muchas veces, con pocas esperanzas de encontrarles solución a corto plazo.

Como es habitual en el programa, me gusta reconocer a personas anónimas que, con su trabajo cotidiano, casi desconocido, sirven de inspiración a otras muchas. Su ejemplo nos ayuda a recuperar la ilusión y la fe en la grandeza del ser humano.

En esta ocasión rendimos homenaje a una mujer excepcional, Concha Herrera, voluntaria de Cruz Roja Córdoba y tiene…  !!102 años!!

Durante los últimos 25 años ha dirigido las clases de gimnasia y dado masajes para mejorar la circulación a los asistentes a un centro de día de Cruz Roja Córdoba , complementando la labor de los fisioterapeutas.

Pero lo más importante es que les transmitía una dosis muy grande de vitalidad y ánimo a los pacientes.

Esto la llevó a recibir la Medalla de Oro de la Cruz Roja de manos de la Reina Sofía en 2011, como reconocimiento a su generosidad y dedicación solidaria.

Con motivo de su 102 cumpleaños, hace sólo unos meses le hicieron varias entrevistas en medios de comunicación y ella insistía que ayudar a otros es lo más bonito que hay.

Cuando le preguntaban cómo había llegado a su edad, Concha decía que su receta especial es: “Comer bien, dormir bien y moverse mucho”

Estamos ante una mujer comprometida con su trabajo de voluntaria, un ejemplo de vida solidaria y de valores humanos que nos llena de inspiración y nos estimula a vivir con entusiasmo y vitalidad.

La ilusión y la generosidad no tienen edad como nos demuestra Concha Herrera.

Toda una inspiración no sólo para mujeres, sino también para hombres, jóvenes y ancianos. Todos podemos aportar nuestra sabiduría, todos podemos ser útiles a la sociedad.

¡!Es hora de poner manos a la obra!!

 

 

Hacia un nuevo modelo de liderazgo

Imagen Stefan Stefancik by Unsplash

Imagen Stefan Stefancik by UnsplashLos rápidos y constantes cambios sociales y tecnológicos que estamos viviendo desde hace sólo unas décadas y… los que puedan venir en adelante con la implantación de la inteligencia artificial, por ejemplo,… nos llevan a entender que debemos ir hacia un nuevo modelo de liderazgo.

Este fue el tema que tratamos en la sección Píldoras de inspiración del programa enComunicación donde comentamos la perspectiva de Barbara Kellerman, miembro fundadora de la Asociación Mundial de Liderazgo y autora del libro El fin del liderazgo.

Aporta un matiz nuevo “el sistema de liderazgo” con tres partes relevantes entre sí: el líder, los seguidores y el contexto. Algunas de las interesantes ideas se basan en:

  • La holocracia, los equipos de trabajo son autónomos para organizarse internamente para cumplir los objetivos
  • Poner a los seguidores en el foco de atención
  • El saber es compartido entre los miembros de la organización. Podríamos considerar el mentoring en doble sentido de líderes a colaboradores y viceversa
  • Liderazgo efímero de los cargos CEO al igual que el de las empresas globales que no tienen garantizado el protagonismo
  • El usuario manda en la era digital. De hecho, se han creado puestos de trabajo basados en el cliente como community manager o data analist.

También en esta perspectiva recomiendo el libro Business minds que recopila una serie de entrevistas con expertos de prestigio como Koter, Peters, Senge…entre otros.

Quiero destacar especialmente el punto de vista de Benis que enumera cuatro habilidades clave para el nuevo modelo de liderazgo:

  • Entender y practicar la apreciación de los demás. Deben conocer y desarrollar el talento
  • Recordar constantemente al equipo qué es lo importante
  • Generar y mantener la confianza
  • Líder y colaboradores son estrechos aliados

Con los grandes avances tecnológicos que puedan existir, estoy convencida de que el eje fundamental y estratégico estará en las personas, que seguirán teniendo el poder de transformar la realidad y lograr los objetivos propuestos, con independencia del tamaño de la organización.

Y en este entorno resulta clave el desarrollo un nuevo modelo de liderazgo.

Guerreros que nacen sin armadura

Imagen de Pixabay
Imagen de Pixabay

En el pasado programa de enComunicación dediqué la píldora de inspiración a los bebes prematuros, sus padres y los excelentes equipos profesionales de los servicios de neonatología de los hospitales.

Sin la profesionalidad y el maravilloso trato humano que caracteriza a estos equipos médicos y de enfermería sería muy difícil la ayuda y orientación que recibirían los padres en esos momentos de incertidumbre y ansiedad.

Sin duda alguna, los beneficiados principales son esos bebés que atraviesan circunstancias extraordinarias para seguir adelante en su lucha por la supervivencia.

La combinación de variables emocionales, humanas, científicas y económicas puestas en común al servicio de este objetivo extraordinario suponen un ejemplo de inspiración y motivación.

Por razones familiares, hace algunos años ya, pude comprobar el excelente funcionamiento y la cuidada atención médica y de profesionales de enfermería de la unidad de neonatología del hospital Gregorio Marañón de Madrid. No sólo cuidan a los bebés, sus pacientes, también realizan el acompañamiento familiar en momentos de fuerte incertidumbre y angustia emocional, especialmente en la UCI de Críticos.

Los bebes prematuros tienen que pasar su última etapa de vida fetal en incubadoras. La tecnología y los equipamientos son excelentes y, a pesar de todos los cables, monitores y ruidos molestos, cumplen una función esencial que es mantener al bebé en sus constantes vitales.

Sin embargo, la incorporación de elementos emocionales y sensoriales –el método canguro- entre la madre / el padre con el bebé hacen milagros en la recuperación. Se trata de mantener el contacto piel a piel con sus padres.

Precisamente en esta línea, la de potenciar el contacto piel con piel y ampliar por más tiempo la duración del cuidado de los bebés por sus padres, se enmarca la campaña que inició a finales del año pasado el hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Está recaudando fondos para dos fines: el primero, crear un nuevo centro de neonatología avanzada que incluya un espacio donde las familias puedan participar de forma más efectiva en el cuidado del recién nacido, y el segundo, potenciar la investigación en medicina neonatal.

La campaña “Contigo, como en casa” toma como referencia el caso de Álvaro, un niño prematuro que tuvo que pasar sus primeros tres meses de vida en el servicio de neonatología de este hospital. El título de este post se inspira en su historia resumida en la web de la campaña.

Cada año nacen en España más de 28.000 bebes prematuros.

A través de sus familias tenemos ejemplos conmovedores de lo esencial que es la vida.

A través de los médicos, enfermeras y auxiliares de las unidades de neonatología encontramos inspiración de todo lo que se puede conseguir con dedicación humana y profesional extraordinaria para afrontar situaciones de riesgo vital y graves enfermedades.

A través de las instituciones sanitarias públicas y privadas tenemos la unión de esfuerzos económicos y administrativos para la disponibilidad de equipos humanos cualificadamente preparados, el equipamiento tecnológico de última generación y la mejora de instalaciones, entre otros aspectos materiales.

Cada año, sin ser conscientes, a través de estos bebes tenemos más de 28.000 historias de lucha por la supervivencia, ejemplos de crecimiento humano y muy valiosas fuentes de inspiración.

 

 

Pulsar el botón “ON” de la Naturaleza

La Naturaleza es y será siempre fuente de inspiración para todas las personas. Y qué mejor momento podemos encontrar para reconectarnos con ella que aprovechar el año que hemos comenzado.

La mayoría de nosotros vivimos inmersos en el ritmo trepidante de las ciudades. Forma casi parte de nuestras vidas. Sin embargo, a veces sentimos agobio y pesadez ante la rutina que siempre nos lleva a las prisas.

Alejarse de esa vorágine por un tiempo -el que cada uno pueda- es una buena forma de relajarse y, de ahí a la inspiración hay sólo un paso…

Sería como pulsar el botón “OFF” de la desconexión.

Acercarse a la Naturaleza para observar, sentir y escuchar el fluir de los ritmos, los colores, los olores de las estaciones, nos conecta con lo esencial. Somos seres naturales igual que el resto de especies animales.

Cada persona sabrá bien qué puede necesitar para relajarse, tomar distancia e inspirarse: el mar, la montaña, un río, un bosque o un parque o jardín urbano, mucho más próximo a casi todos nosotros.

Todos estos lugares nos conectan con nuestro interior, con la paz y la calma que todos llevamos dentro y, la mayoría de las veces, no somos conscientes del tesoro que tenemos.  Es algo natural a nosotros mismos…y sin embargo casi lo hemos olvidado.

Esto no es una suposición que tenga personalmente sobre las sensaciones que vivimos en contacto con la Naturaleza.

Ha sido estudiado y presentado en un informe muy reciente de la Comisión Europea, en concreto del Instituto para la Política Ambiental Europea, donde se confirma que la Naturaleza reduce los niveles de estrés.

Destaca la importancia de realizar un breve descanso del trabajo en una zona verde para conseguir efectos positivos en la salud física y mental.  Se ha demostrado que vivir cerca de estas zonas es muy positivo para mejorar la concentración y el estado de ánimo.

Esto no es una utopía, sino una realidad que se está llevando a cabo en nuestro país y en otros como Finlandia, Francia, Irlanda, Portugal o Suecia.

Otro estudio interesante sobre la relación de la Naturaleza con la salud se publicó el año pasado en la revista norteamericana Perspectivas de Salud Ambiental. Se tomó en cuenta a 108.000 mujeres de Estados Unidos durante 8 años -desde el 2000 al 2008- para analizar los factores de riesgo asociados a las principales enfermedades crónicas.

Una de las variables “favorables” a la salud estudiadas se refería a las zonas verdes próximas a sus hogares.

Las conclusiones del estudio determinaron que este factor implica la reducción de un 41% de tasa de mortalidad por enfermedades renales, un 34% por enfermedades respiratorias y un 13% por cáncer. También se detectaron mejoras notables en la salud mental, el aumento de la actividad física y una menor exposición a la contaminación atmosférica.

Normalmente las personas que vivimos en ciudades muy grandes, con mucho tráfico, edificios de numerosas viviendas en altura y muy pocos espacios verdes solemos notar esa falta de oxígeno natural que tan necesaria es.

De ahí que sea importante y sano buscar esos espacios naturales, desconectar –siempre que se pueda- del día a día y la presión habitual, disfrutar de los parques y jardines de nuestra ciudad si vivimos en el interior, caminar por los paseos próximos al mar o acercarnos a zonas amplias y abiertas de montaña donde respirar a conciencia, recargar de energía el cuerpo y relajar nuestras mentes contemplando las maravillas que la Naturaleza nos regala en cada estación.

Por eso, deseo a todos que en este nuevo año pulsemos siempre que podamos el botón “ON” de conexión con la Naturaleza para alcanzar la relajación y encontrar así la inspiración y la energía positiva necesaria para seguir adelante.